VEINTE AÑOS

Hoy es nuestro aniversario, veinte años ya…, veinte años… Podríamos tener un hijo de esa edad si me hubiera quedado embarazada en la luna de miel… bueno miel, más bien hiel. No sé para qué coño insistió en ir a Acapulco, vamos no había un viaje más típico para las parejas de recién casados. Y total ¿para qué? Si luego se tiró la mitad de los días protestando por todo, que si aquí amanece muy pronto, que si la humedad, que si las tormentas tropicales, que si no quiero más guacamole, que si el camarero te está mirando otra vez, que si estoy harto de tanta excursión… Madre mía, y no fue más que el principio… Veinte años aguantando este humor de perros y esta negatividad de mierda. Es que ni siquiera me dejó comprar las entradas para ver a los clavadistas, vamos a quien se le diga, vas a Acapulco y no ves a los clavadistas… y no sé, igual por eso llevo desde esta mañana con esa idea en la cabeza, esa imagen de los tíos saltando desde ese acantilado… porque hoy es nuestro aniversario, bueno por eso y porque pienso que es lo que yo debería hacer, saltar. Saltar y salir nadando de esta vida de mierda, o igual es que me encantaría tenerle ahí arriba, en todo lo alto, y empujarle yo para verle caer, gritando con esa cara de amargado, y escuchar los aplausos de los turistas cuando se diera el planchazo en el agua, ahí desparramado… Ufff, me pongo burra solo de pensar en eso… qué satisfacción y qué sensación de libertad… ¿Y si me voy? ¿Y si hago la maleta ahora mismo antes de que vuelva de trabajar y me voy? ¿Y si le dejo aquí con sus calzoncillos sucios, sus eructos, sus ronquidos, sus carcajadas babosas? ¿Y si…? Pero no. ¿Dónde voy a ir?… Bueno qué coño si me miro al espejo, no estoy nada mal. Intento hacer algo de ejercicio, bueno hoy no, que anoche dormí fatal con los ronquidos de este cerdo al lado, pero suelo hacer algo a diario, sí… y cuido lo que como, menos cuando estoy como hoy mitad melancólica mitad encabronada, que me meto unas tostadas con Nutella y me quedo tan pancha, pero vamos que lo intento…, y todos los días me pinto un poco el ojo aunque no vaya a salir, y lo hago para mí porque este gilipollas ni me mira, vamos que un dia entra por la puerta y me encuentra con un traje de romana y me pregunta que qué hay de cena… de verdad…., pero yo siempre voy mona, me gusta verme así, bueno y que me vean porque a ver, no lo vamos a negar…, me gusta gustar y tengo mi público, como decía mi hermana siempre hay una mierda para un tiesto…. Ay, mi hermana…si ella era la que decía que no me casara con este gañán, que era un gañán…y yo ahí cieguita que estaba, y mira, mira si tenía razón. Si es que soy más pava. Ay…si yo tuviera otra vez treinta años con lo que sé ahora… ¡lo que viviría! ¡Y lo que me follaría!… Porque chica, echo de menos que me den un buen meneo, de esos que te dejan las piernas temblando dos días, pero éste…madre mía pienso en que me toque y me da un ascazo… que yo pensaba que igual era que había perdido la líbido con la menopausia, pero qué va, la líbido me la ha perdido éste, yo la encuentro en cuanto me cruzo con el camarero del mexicano de la esquina, con esa piel canela y esos ojos negros…que me mira, ¡cómo me mira! Que me desnuda el muy cabrón con la mirada, ayer mismo cuando me dijo lo de “¿qué hace una estrella volando tan bajito?” al salir de la peluquería, estuve a punto de volverme y darle un pico y todo, sí un pico o un muerdo porque estoy que… Oye, lo mismo por eso pienso en los clavadistas, porque me recuerdan a él. Tendría gracia que estos veinte años de aburrimiento hubieran empezado en México y hoy, que es mi aniversario, decida celebrarlo tirándome al mexicano del restaurante de abajo… Pues mira, se me están antojando unos nachos con guacamole, pico de gallo y una Negra Modelo bien fresquita, fíjate… y además voy a bajar sin bragas.

logo 300

¡Deja tu email si quieres recibir un aviso cuando esté listo mi nuevo post!

¡No soy spam, palabra!

Autor: Lucía Arjona

Escritora en continuo proceso creativo, feliz de compartir mis historias con todo aquel que las quiere leer.

2 opiniones en “VEINTE AÑOS”

  1. Visión desde el humor de una realidad que aunque no sea exacta ni tan exagerada hace que muchas reflexionemos y nos veamos reflejadas en esta historia pero sin un ápice de humor. Solo auténtica realidad! Para reflexionar y actuar. Magia pura 💙

    1. Gracias Sofía. Sí, este relato es un intento de ver esta situación desde un punto de vista humorístico, aunque lamentablemente, en ocasiones, resulte difícil poder encontrarlo en las situaciones similares de nuestra vida real. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *